Hoy nos visita en esta columna la reconocida artista local y de gran trayectoria, Aylin Guerra. Para quienes no la conocen, Aylin nació en México y llegó a Grand Rapids hace ya muchos años. Ella es artista, y todo en su vida respira arte. Su medio son las impresiones. En casa tengo dos obras de ellas que compramos hace unos cuantos años.

Nos tomamos un café la semana pasada para charlar sobre arte, sobre su arte y sobre ArtPrize también. Aylin está comprometida con el medio ambiente. Es el tema que más le preocupa: sí, con qué tipo de mundo se va a encontrar Flora, su hija, cuando crezca. Y ese tema se ve reflejado en su trabajo.

A la pregunta de cómo cree que va a ser ArtPrize este año, responde: “bueno, espero que haya mucho contenido político. Y como la misión del artista es reflejar su época y todo lo que vive en ella, es imposible que no se refleje todo lo que está pasando. La polarización que se vive hoy en este país es muy evidente. El artista debe usar los medios que tiene para poder reflejar la opresión, el clima político y los problemas sociales. El arte no debe ser solamente entretenido”, nos cuenta.

Aylin ha participado de ArtPrize en su tercera edición. Recuerda que, en su obra, entregó semillas de todo tipo en intercambio de historias del público. “Me fui a casa feliz ese día, con la pila de hojas llenas de historias. Y eso me llenó de satisfacción.”

Lo que más le gusta del concurso de arte más grande es poder salir durante tres semanas con Flora y recorrer y ver arte en todos lados, eso sí, evitando las multitudes. Nos cuenta que, por ejemplo, se puede visitar el GRAM una semana antes de la apertura oficial, y ver ya todas las obras que van a participar, pero sin tanta gente.

“La gente anda muy apurada. No se detiene en general a ver arte. Es como si la cantidad de lo que ven les importara más que parar y reflexionar acerca del arte con el que se encuentran. “Yo no quiero que mi hija crezca pensando que, si el arte no es entretenido, no es arte”.

Le pregunté acerca de qué tipo de arte le gusta, y luego de pensar unos segundos, responde sin dudarlo, “el arte que más me gusta es el arte que muestra las reflexiones del artista. Me gusta mucho que el artista me muestre eso que yo no puedo ver y él (o ella) sí puede. Para mí, eso es arte”, nos cuenta.

La charla con Aylin se extendió por un rato largo, pero como siempre pasa cuando uno disfruta algo, el tiempo se nos pasó volando. Hay más de esta charla, pero voy a continuar contándoselos en la próxima columna, donde ella nos abre sus pensamientos e ideas. Por supuesto que el arte sigue siendo el centro de todo, como también lo va a ser durante ArtPrize, del 20 de septiembre al 8 de octubre, aquí mismo, en nuestra ciudad de Grand Rapids.

Vea el columna original.

By Leandro Robles on